Potenciar el talento de mi hijo ¿cómo lo logro?

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

El trabajo de la paternidad no es algo sencillo; porque además de las responsabilidades comunes que todos los padres tienen existe también la necesidad de conocer a nuestros hijos. Y esta es una misión un tanto complicada porque ni ellos mismos se comprenden todavía.

No obstante, este reto no debe disuadirnos de intentarlo, en ese sentido uno de los principales problemas radica en potenciar el talento de nuestros hijos; por ese motivo con la intención de echarte una mano he decidido darte una serie de recomendaciones para simplificarte el trabajo.

¿Cómo descubrir el talento de mi hijo?

El primer paso si queremos potenciar el talento de nuestros niños es descubrir cuáles capacidades innatas tiene nuestro pequeño; ya que en función de eso es que podremos encontrar el medio para hacerlo crecer. Por ello te presento algunas recomendaciones que, si bien parecen lógicas y sencillas, podrán ayudarte mucho si no las habías puesto en práctica.

  • Olvida por un momento lo que tú quieres

Uno de los errores más comunes que tenemos como padres es que creemos que nuestro pequeño tiene las mismas preferencias que nosotros, y esto generalmente no es así. Sí, tiene nuestra genética y le hemos criado bien, es cierto; pero nuestros hijos son personas independientes con la capacidad de decidir qué les gusta o no.

Son muchos los casos donde padres imponen a los hijos qué deportes jugar, o que instrumento practicar; y desafortunadamente ocasionan el efecto contrario en el infante. Termina detestando la actividad, y como los padres son quienes le obligan a hacerla, el niño empieza a mostrarse rebelde contra nosotros.

  • Ofrecer variedad de opciones

Luego que has dejado atrás la primera etapa, que es una de más difíciles; es momento de investigar qué le gusta a nuestro hijo y para ello debemos exponerlo a diferentes ambientes, deportes y formas de expresarse.

Es excelente llevarlo a partidos de juegos deportivos, tratar de practicar alguna actividad con él, escuchar música un rato juntos o tratar de enseñarle un instrumento. Estas actividades en el mundo real son particularmente ventajosas para niños que pasan demasiado tiempo pegados de la computadora.

  • Analiza sus gustos

Aquí es donde viene el asunto difícil. Debemos observar cómo se comporta nuestro hijo en ciertos contextos; ver qué juegos de video le gustan, preguntarle de qué tratan las series que ve en televisión. Es posible que eso mismo te dé una idea de cuáles destrezas posee de manera que puedas apoyarlo a potenciar el talento que tiene oculto.

  • Intenta conseguir una retroalimentación

Cuando le lleves a una actividad intentando sondear qué talento posee o qué le gusta, debes estar pendiente de su expresión corporal; trata de que se comunique, que te cuente qué le gusta y qué disgusta. Porque puede ser que le encante el baloncesto y sea bastante bueno, pero hay algún compañero que le hace sentir mal y por eso no le está emocionando la idea; o quizás el profesor de piano no ha logrado hacer una conexión con él.

No debes conformarte con respuestas vagas, pero tampoco puedes presionar demasiado; quizá esperando un rato y retomando luego el tema podrás obtener las respuestas que buscas.

¿Cómo potenciar el talento artístico de mi hijo?

Una vez que ya hemos encontrado cuál es el talento de nuestro hijo ha llegado la hora en la que podemos ayudarlo a florecer. En el caso específico de encontrar que lo que más le atrae es la música, el baile o la pintura es momento de aplicar unas sencillas recomendaciones para potenciar el talento artístico de nuestros pequeños.

  1. Llévalo a tiendas de música o galerías de arte, que conozca el trabajo de otros artistas para estimularse.
  2. Déjalo descansar, si lo sobresaturas puede perder todo el entusiasmo.
  3. Inscríbelo en campamentos o cursos, existen páginas como Tribu Kadó que ofrecen un excelente catálogo de experiencias únicas diseñadas para alimentar la pasión de tu hijo mientras le enseñan sobre aquello que le gusta.

Lo más importante es no darle premura al asunto, porque si presionamos a nuestro hijo a tomar decisiones que realmente no entiende, nos arriesgamos a sofocarlos; en este caso lo mejor es permitirle decidir a su ritmo, de manera que entienda que siempre podrá contar con nosotros.